La abadía cisterciense de Aubazine

La iglesia abacial, construida en la más pura tradición cisterciense, alberga la tumba de Etienne d'Obazine, que fundó el monasterio en 1135. Por lo tanto, se construyó un doble monasterio, uno para los hombres, en el lugar donde yace d'Obazine (que pasó a serAubazine en el siglo XVI), y 600 metros más abajo, al fondo del valle donde fluye el Coiroux, un monasterio para las mujeres. La iglesia abacial románica se construyó con rocas areniscas talladas. El edificio medía originariamente más de 90 metros. Al campanario se sube pasando de la planta cuadrada a la octogonal por una serie de escalones de piedra, un logro técnico único.

La abadía de Solignac

En 652, el buen rey Dagoberto permitió que su tesorero, San Eloy, fundase su monasterio. La abadía fue el primer monasterio de Limousin en torno al cual se desarrolló Solignac. La abadía románica, la única de Limousin que posee una hilera de cúpulas, impresiona por su solidez, el equilibrio de las proporciones, la pureza arquitectónica y la sobriedad ornamental. Este lugar extraordinario acoge periódicamente conciertos de prestigio.

La iglesia abacial de Sainte-Valérie en Chambon-sur-Voueize

Los monjes de la abadía de Saint-Martial de Limoges fundaron el monasterio de Chambon en el año 857. En el siglo X, transfirieron las reliquias de Santa Valeria y ordenaron la construcción de la iglesia.

La iglesia abacial de Sainte-Valérie enChambon-sur-Voueize es uno de los principales edificios de arte románico de Limousin, con campanario cuadrado de 2 plantas, campanario porche (siglo XIII), sillas y rejas del coro de madera esculpida (siglo XVII).

La Colegiata de Dorat

La Colegiata de Dorat, obra maestra del arte románico (siglo XI), posee una flecha octogonal que culmina a 60 de altura y soporta un ángel dorado del siglo XIII. Alberga las reliquias de los santos protectores de la ciudad, Israel y Teobaldo, que salen en procesión cada siete años, con gran solemnidad, por las calles de la ciudad en lasOstensiones.

La iglesia de Sous-Parsat

La iglesia de este pueblo, reconstruida en el siglo XIX, contiene maravillosos frescos contemporáneos, concebidos y realizados por Gabriel Chabrat, artista pintor que reside en el pueblo. Esta obra única y original, realizada entre 1986 y 1995, se basa en la utilización de los colores primarios, cada color asociado con un mensaje: el rojo y el negro para la violencia, el azul para el sueño y la meditación, y el amarillo para el espíritu y la esperanza. Cada escena se prolonga en las vidrieras. La utilización voluntaria de los colores y la luminosidad de las vidrieras suscitan un curioso efecto visual.