Tomar altura

Site de parapente du Maupuy

Para ver Limousin desde otra perspectiva y descubrir los miles de estanques que esmaltan de azul el verde de los bosques, divisar las vacas del tamaño de hormigas, o elevarse sobre los más bellos monumentos, nada mejor que un vuelo en globo. Los aerostatos de Limousin ofrecen vuelos y cursillos de iniciación al vuelo en globo libre. Si prefiere conectar con el espíritu de los pioneros de la aviación, los aeroclubs y helipuertos de la zona le proponen vuelos, sobrevuelos y bautismos del aire inolvidables. Los más temerarios podrán probar el parapente o el salto en paracaídas en diversos clubes locales. En la más pura tradición de las fiestas aéreas campestres de los años cincuenta, Légend’Airreúne en septiembre a los apasionados de los aviones antiguos y de la historia de la aviación en el aeródromo de Saint-Junien. El último fin de semana de julio, en Blond, el festival Estivol congrega a todos los aparatos voladores, desde la cometa hasta el avión, pasando por los globos, los ultraligeros o los autogiros.

A un árbol encaramado

Limousin es el país del agua, pero también es el país del árbol, que en una sesión de ejercicios se transforma en campo de juego. De árbol en árbol, recorra los rincones del bosque lemosín, atraviese puentes colgantes, descienda por las tirolinas y trepe más alto, ¡cada vez más alto! Más de una decena de lugares le están esperando.

  

Raíl bici

Vélo-rail à Bussière-Galant

Sea el dueño de sus movimientos y haga realidad sus sueños infantiles: rodar por un espacio antaño prohibido, una antigua vía férrea… Siguiendo los meandros del valle del Dronne, el raíl bici del «pays des Feuillardiers» (la región de los flejadores) recorre seis kilómetros de vía férrea al encuentro de paisajes conservados, bellas residencias antiguas, parajes legendarios…