Aquí todo el mundo encuentra una buena razón para sentirse bien. Pero lo más encantador de Limousin son los paisajes verdes, ondulados, con una rica historia, propicios para todo tipo de actividades. Para los amantes de los esfuerzos intensos, hay una agenda con infinidad de competiciones para los más exigentes, ya sean jinetes, corredores, ciclistas o piragüistas.

Limousin no es sólo una tierra de aventura. Es también una tierra de cultura, con museos y centros de arte contemporáneo, salas de conciertos insólitas e infinidad de festivales.

Bienvenido en Limousin

En Corrèze podrá descubrir algunos de los pueblos más hermosos de Francia - de Treignac a Bort-les-Orgues o de Pompadour y su Acaballadero Nacional a Tulle, la capital mundial del acordeón -, el río Dordogne y sus gabarras, los encantos de Brive-la-Gaillarde…

En el departamento de La Creuse destacan localidades como Aubusson, cuyos tapices han sido declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, o Bourganeuf, una de las primeras ciudades «eléctricas» de Francia, pasando por Guéret y su parque de lobos, Boussac y su castillo, Crozant y el valle de los pintores impresionistas y otras mil riquezas…

Limoges y las Artes del Fuego le dan la bienvenida en Haute-Vienne hasta Mortemart, otro de los pueblos más hermosos de Francia. En su periplo descubrirá magníficas iglesias, abadías, colegiatas y castillos, oficios ancestrales (el cuero de Saint-Junien, las artes del fuego, el papel en Saint-Léonard, entre otros), lagos donde apetece descansar, como en Vassivière…

Y además, en Limousin, la gastronomía es un arte y un estilo de vida basado en los productos de alta calidad: carnes (la famosa vaca lemosina, la ternera criada con leche materna, el cordero Baronet, el cerdo «cul noir», las aves y los foie gras…), manzanas (la única denominación de origen protegida de Francia), frutos del bosque (las fresas, los arándanos, las frambuesas…), nueces, castañas… disponibles en los mercados, granjas y restaurantes.

Como decimos en occitano, "«Chabatz d'entrar» (literalmente, «acabe de entrar», es decir, «"entre, no se quede en la puerta»).