Porcelana de Limoges : un tesoro inmaculado

Exposition Bernardaud Watt's up - Margareth O'Rorke

Los estudios del padre jesuita François-Xavier d’Entrecolles, recopilados tras el descubrimiento, en 1768, de un yacimiento decaolín de gran pureza por el cirujano Jean- Baptiste Darnet, cerca de Saint-Yrieix, al sur del departamento de la Haute-Vienne, están en el origen de la historia de la porcelana de Limoges. La región posee ya todos los medios necesarios para esta prestigiosa producción: los minerales graníticos presentes en el suelo que, una vez reducidos a polvo, formarán la pasta de porcelana, la madera para la cocción y el agua para encauzarla.

El intendente Turgot abrió en 1771 la primera fábrica en Limoges, pero son los Havilandquienes le dieron fama mundial al exportar el producto a Estados Unidos. Grandes familias siguen perpetuando la blanca tradición de Limoges : BernardaudRaynaudRoyal LimogesMédard de Noblat...

El Museo Adrien Dubouché

La ciudad de Limoges adquirió en el mundo de la porcelana francesa una fama que todavía conserva. En todo el mundo el nombre de Limoges evoca la porcelana. La primera explicación de esta notoriedad es, sin duda, el descubrimiento y la explotación, en la zona de Limoges, de abundantes yacimientos de caolín.

El Museo Nacional de Porcelana Adrien Dubouché posee una colección de porcelanas de Limoges únicas en el mundo, tanto por su cantidad como por su calidad. Esta colección revisa la historia completa, desde los orígenes, en 1771, hasta la producción contemporánea.

El Horno de Les Casseaux

Este horno de madera y carbón, de 19,5 m de altura y 5,5 m de diámetro, se construyó en 1884. Se ha convertido en un espacio museográfico, pues es el único horno cilíndrico conservado de los 135 que funcionaban todavía a principios del siglo XX en Limoges.

  

  

Bulevar de la Porcelana

La mayoría de las fábricas locales ofrece la posibilidad de adquirir piezas de porcelana en las tiendas situadas junto a la planta de producción, ya sea en la ciudad o en la periferia. Presentan una amplia gama de vajillas, joyas y accesorios de decoración, un magnífico colofón a la visita a los talleres.

El Boulevard Louis-Blanc, el famoso «Bulevar de la Porcelana», situado en el centro de Limoges, cerca del ayuntamiento y de la suntuosa fuente de porcelana, es un lugar de paso ineludible para comprar porcelana.

El Centro Europeo de la Cerámica

Pôle européen de la céramique

Gracias a la producción de porcelana, Limoges ha adquirido un prestigio mundial en el ámbito de la vajilla y otros objetos domésticos decorativos. Aunque en esta actividad intervienen numerosos protagonistas de renombre internacional, Limoges ha sabido renovar sus conocimientos con las cerámicas técnicas. Las cerámicas técnicas, materiales utilizados en sectores punteros como la sanidad, la industria aeroespacial o las telecomunicaciones, ofrecen al mundo de hoy soluciones tecnológicas innovadoras.